martes, 18 de diciembre de 2012

Esclerosis Lateral Amiotrófica

Es una enfermedad que afecta a las neuronas del cerebro y de la médular (SNC), a aquellas que controlan el movimiento de los músculos voluntarios. A esta enfermedad también se le conoce como la enfermedad de Lou Gehrig.

Uno de cada 10 casos de ELA se debe a un defecto genético, mientras el resto de los casos las causas no se conocen. Afecta apróximadamente a 5 de cada 100000 personas en el mundo y no hay factores de riesgo modificables conocidos.

En dicha enfermedad las neuronas se desgastan y/o mueren y como consecuencia de esto no pueden transmitir bien las señales a los músculos lo cual lleva a al debilidad muscular, fasciculaciones e incapacidad para mover las extremidades y el resto del cuerpo.

La sintomatología no aparece hasta después de 50 años aunque si se conocen casos de afectación en personas jovenes. La enfermedad cursa con una pérdida progresiva de la fuerza muscular y con descoordinación lo que acaba por impedir la realización de actividades totalmente cotidianas. Quizás los primeros músculos en verse afectados con los de la respiración y la deglución. Es raro que se vean afectados los sentidos y la función intestinal y vesical. Entre los síntomas más destacados se encuentran: calambres musculares, contracciones involuntarias, debilidad muscular y parálisis.

Los exámenes y pruebas que se deberían realizar serían: análisis de sangre, exámen de la respiración, resonancia magnética o tomografía computarizada de la columna cervical (para descartar una lesión en el cuello), electromiografía (para descubrir que nervios y músculos no funcionan), estudios en el árbol genealógico, tomografía computarizada o resonancia magnética de la cabeza, exámen de la deglución y punción raquídea (punción lumbar).

En cuanto al tratamiento, decir que no se conoce una cura para la esclerosis lateral amiotrófica. Un medicamento llamado riluzol ayuda a retardar los síntomas y le permite vivir por más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada